CatalunyaDiari.cat

Telegram : +34 629 74 76 77

E-Mail: info@catalunyadiari.cat

Ataquen un veí de Terrassa a Saragossa per portar tirants amb la bandera espanyola

El hombre está en muerte cerebral y pronto se certificará su fallecimiento
Imagen de archivo. | EFE

 

Víctor L. es un hombre de 55 años, vecino de Zaragoza y nacido en Terrassa, Barcelona, que está en muerte cerebral por culpa de una brutal agresión, según informa ‘El Heraldo de Aragón’. El pasado día 8 de diciembre, dos jóvenes lo atacaron por la espalda y le golpearon con una barra de hierro en la cabeza. La agresión le ha provocado graves lesiones y estado de muerte cerebral es irreversible.

Insultos por unos tirantes

Según el citado medio, el hombre estaba en un local cerca de la calle Antonio Agustín de la capital aragonesa cuando fue insultado por dos jóvenes por llevar unos tirantes con la bandera de España. Según los amigos de la víctima, el hombre contestó a los insultos en el bar y se marchó después de oír como le llamaban «facha».

 

Rematado en el suelo

Cuando abandonó el lugar, los dos jóvenes lo siguieron y uno le golpeó con una barra de hierro o un objeto parecido. El dueño del local se percató del peligro que sufría e intentó avisar al hombre, pero cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde y el hombre cayó desplomado al suelo tras el duro golpe. Tras esto, los jóvenes le asestaron varias patadas en la cabeza cuando el hombre ya estaba en el suelo, inconsciente, y huyeron con sus parejas.

Muerte cerebral en el hospital

En declaraciones al citado medio, un amigo de la víctima explicó que «cuando yo llegué al lugar, los servicios sanitarios de emergencia le estaban reanimando, pero ya no pudieron hacer nada por él». Víctor ingresó en el hospital Miguel Servet con un grave traumatismo craneoencefálico y los médicos le indujeron el coma, pero nada pudo evitar su muerte cerebral.

 

Un agresor detenido

La policía abrió una investigación para encontrar los autores de la agresión y conocer los hechos. Las primeras indagaciones determinaron que se trata de dos radicales de izquierda y que quizá pertenecen a un grupo antisistema. Ahora, los agentes han podido detener a uno de los agresores, del que no ha trascendido su identidad, mientras se busca al segundo